Relatos de viajes

Relatos de viajes por España, Francia, Italia, etc...

Viaje a la Alemania romántica

Enviado por Javier, el 01/09/2011


Día 5: Heidelberg - Frankfurt am Main - valle del Rhin - Oberwesel

Resumen del día. Valoración de los lugares visitados ese día.
Hoy salimos temprano de Heidelberg, porque queríamos ver muchas cosas.
Salimos en dirección norte con destino Frankfurt, que reconocimos claramente desde la distancia por su marcado skyline o zona de rascacielos. Frankfurt am Main (como la llaman en Alemania) es un ciudad de contrastes. Estás viendo el impresionante frente gótico de la plaza Römer, del siglo XV, y a tu espalda tienes un rascacielos de 70 plantas. Eso la hace especial, aunque haya personas que no la consideren una ciudad bonita. Lo que sí merece la pena es pasear por sus calles más comerciales, especialmente por la concurrida calle Zeil, donde coexisten numerosos centros comerciales de diseño espectacular.
Después de pasear un buen rato por Frankfurt, fuimos hacia el norte, hacia el valle de Rhin. Allí nos encontramos, nada más alcanzar el río Rhin, con un pueblecito que nos cautivó, Rudesheim am Rhein. Este pueblecito, comienzo de la denominada ruta romántica, y unido con Bingen a través de un barquito, es realmente bonito. Sus estrechas callejuelas repletas de tiendas y restaurantes invitan a pasear y, de hecho, estaba de gente a rebosar. El teleférico que une el pueblo con un monumento es muy recomendable, ya que pasa justo por encima de unos viñedos y permite apreciar su belleza. Después de comer en Rudesheim y pasar allí parte de la tarde continuamos la ruta hacia el norte por la preciosa carretera al borde del río, que nos iba enseñando una sucesión de castillos a cada cual más bonito. Uno de esos espectaculares castillos es un hotel, el Burghotel auf Schonburg, y fue donde hicimos noche. Cuando dejamos las maletas fuimos a cenar al pueblo (Oberwesel), pero no tenía mucha vida, así que nos metimos en un restaurante y degustamos las especialidades gastronómicas locales.
Alojamiento en esa noche

El castillo de Oberwessel, reconvertido en hotel de 4 estrellas (Burghotel auf Schonburg), era realmente espectacular. Tenía la decoración basada en muebles antiguos, unas vistas espectaculares desde las alturas y un servicio exquisito. Simplemente nos chocó que la habitación (que tenía vistas al monte pero no al Rhin), no tenía puerta en el baño, con lo que la habitación y el baño estaban en la práctica unidos.