Blog de turismo

Lugares turísticos de España, Francia, Italia, etc...

Qué ver en Berna

Artículo sobre Suiza, enviado por Alma Camacho y publicado el 23/06/2012

     


El nombre de Berna procede del alemán Bär, oso y este es el símbolo que ondea en sus bandera. Durante siglos campó a sus anchas por entre los bosques y los meandros en los que se edificó la ciudad.


/Berna de noche
Berna de noche, por miaguilucho.wordpress.com

Los testimonios sobre su fundación datan de finales del siglo XII y Bertoldo V de Zäringhen eligió para hacerlo una ubicación de fácil defensa, confinada en el interior de uno de los meandros del río Aar. Hasta 1834 no se construyen los primeros puentes y a partir de entonces Berna se permite crecer en todas direcciones.

La UNESCO decidió incluir a la capital suiza en el catálogo de su Patrimonio de la Humanidad y es comprensible. Es una ciudad admirablemente conservada, en la que se han aplicado para preservar la esencia de calles y edificios.

Es un placer deambular por vías que conservan su viejo empedrado, bajo soportales que protegen de lluvias y nieves y cuyo trazado es lineal y simétrico. El discurrir bernés es apacible y merece la pena caminar despacio los seis kilómetros de su casco antiguo.

Los 100 metros de altura de la torre de la catedral, en realidad colegiata, te darán una perspectiva de privilegio sobre la ciudad. La catedral se erige en este punto desde el siglo XV, momento en que bajo las órdenes de la Orden Teutónica y el Cantón de Berna comenzó a levantarse en torno a la capilla medieval existente. La construcción se alargó durante centurias, por lo que comenzó como gótica y se terminó en estilo neogótico.

En cualquier caso, desde la cúspide puedes otear los que serán tus próximos destinos.


Seguro que verás sobresalir la cúpula del Bundeshaus o Palacio Federal, sede del Gobierno y el Parlamento suizos. Aquí se toman las decisiones de la Confederación y tú podrás acceder a un auténtico centro de poder, puesto que permiten visitarlo.

Justo delante, está la Bärenplatz, Plaza del Oso, que te dará una excelente excusa para descansar un instante en alguno de los cafés que la circundan, observando el bullicio de la multitud y,  por qué no, aprovechando la conexión WI-FI libre.


La impresión que causa Berna en su conjunto es la de armonía. Tanto las calles como los edificios singulares mantienen unas proporciones y sobrio equilibrio sin perder por ello ni un ápice de belleza.

Sucede así con el edificio del Ayuntamiento o la espléndida Puerta del Reloj, Zitglogeturm. Fue punto de acceso a Berna hasta el siglo XIII y llama la atención por el precioso y elaborado reloj astronómico, así como por el carillón situado al margen. Su función fue vital durante un largo período de la historia.

Algo estupendo de Berna es que su patrimonio se incardina dentro de las calles más comerciales, lo que te facilitará enormemente la tarea de las inevitables compras. La Puerta del Reloj y la de Prisión se abren precisamente en una de ellas, la Marktgasse, centro comercial al aire libre, bajo soportales, que divide la ciudad en dos mitades y famosa también por haber tenido a Einstein como residente.

Berna no es amable sólo por su legado arquitectónico y la animación comercial sino por la importancia que le ha concedido siempre al mantenimiento de un importante patrimonio vegetal y por algo que la caracteriza, la presencia de fuentes en todo el casco urbano. Hay más de 100, todas ellas de cuidado y artístico diseño, ya que constituían una muestra fehaciente de la riqueza de quien las mandaba construir.



/Calles comerciales de Berna
Calles comerciales de Berna, por vladut.net

Aún no hemos visitado el Jardín de las Rosas, el Parque de los Osos o los puentes que que atraviesan el Aar. Tienes que hacerlo, son parte importante de esta coqueta ciudad.

Artículos del blog relacionados



¿Quieres encontrar hotel a buen precio?

Podemos aconsejarte para encontrar el hotel que necesitas. Haz click en Ayuda Hoteles y consúltanos.