Blog de turismo

Lugares turísticos de España, Francia, Italia, etc...

Las espectaculares cascadas islandesas

Artículo sobre Islandia, enviado por Chris Laugher y publicado el 26/06/2012

     


Antes de iniciar un viaje por Islandia hemos de ser conscientes de que, a pesar de los nombres impronunciables, Islandia es diferente a lo visto, y difícil de describir o comparar con cualquier otro lugar.


/Espectacular Gullfoss
Espectacular Gullfoss, por Banco de Imágenes Geológicas

Este país es conocido como la Tierra del Hielo, pero podría denominarse la Tierra de las Cascadas. Al asomar la primavera y al elevarse las temperaturas, Islandia se convierte en un espectáculo de saltos de agua majestuosos que recogen la fuerza de la nieve derretida. Cataratas como Gullfoss, Skógafoss, Seljalandsfoss y Svartifoss son verdaderas maravillas de la naturaleza que por sí solas dan sentido a un viaje magnífico y extenuante por toda Islandia.

Tras la primera parada al llegar a Islandia en Reykjavik, se aconseja alquilar un coche porque, además de la independencia que este medio de transporte otorga, es fácil con él acceder a las cataratas más impresionantes.

A sólo 50 kilómetros de la capital, está Pingvellir, donde los colonizadores escandinavos establecieron su primer parlamento llamado Althing en el año 930. Pingvellir no sólo es interesante históricamente sino también porque es una zona geológica situada justo encima de la falla submarina que separa las placas tectónicas de dos continentes, Europa y América. Esta falla cruza Islandia de arriba abajo; allí se puede ver una catarata llamada Öxaráfoss, que nos permite ir haciéndonos una ligera idea de lo que se puede observar en este magnífico país. La cascada se forma en la más grande de estas fisuras que se llama Almannagjá; está ubicada en el Parque Nacional de Pingvellir, lugar imprescindible para viajeros y, declarado con toda justicia Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 2004.


Hacia el este de la isla se llega a la famosa área geotérmica de Geysir, donde se pueden ver numerosas fuentes de agua termal, entre ellas Strokkur, un géiser que lanza agua a más de 30 metros de altura cada 5 ó 10 minutos aproximadamente. En esta misma zona se ha de visitar la Cascada Dorada o Gullfoss; es una cascada doble en el caño del río Hivita, situada en una impresionante grieta de más de 30 metros de profundidad y  20 metros de ancho. El sonido de la caída del agua es inolvidable. La poza sobre la que cae esta cascada tiene aproximadamente 70 metros de profundidad y normalmente la combinación de luz del sol y el agua generan un arcoíris precioso. Encima de la catarata hay un monumento en honor a Sigriour Tomasdottir, quien con su defensa de la catarata consiguió que no se construyese allí una central hidroeléctrica.

Otra de las cataratas imprescindibles es Skógafoss situada en la costa sur del país. Este salto de agua se levanta sobre un acantilado de unos 60 metros de altura y 25 metros de ancho. Se puede ver desde la carretera y cuenta la leyenda que los vikingos enterraban sus tesoros tras esta catarata.


Seljalandsfoss es también impresionante, se accede a ella en coche, está en la carretera que une las ciudades de Selfoss Skogafoss; es una de las cascadas más famosas porque resulta muy “delicada”, en su caída roza los acantilados de la costa islandesa y puede ser visitada por la parte de atrás; las vistas desde allí son realmente espectaculares, eso sí, para llegar hay que caminar con muchísimo cuidado.



/Arcoiris en Skógafoss
Arcoiris en Skógafoss, por Boreal Travel (Antonia Sugrañes)

La última de las cataratas recomendada es la de Svartifoss, se visita dentro del Parque Nacional de Skaftafell, este nombre lo recibe de las grandes y oscuras columnas de basalto que la rodean las cuales se formaron a partir de los flujos de lava caliente que al enfriarse crearon figuras hexagonales.

Artículos del blog relacionados



¿Quieres encontrar hotel a buen precio?

Podemos aconsejarte para encontrar el hotel que necesitas. Haz click en Ayuda Hoteles y consúltanos.